“No vine a traer la paz, sino la espada”

Evangelio según San Mateo 10, 34-11, 1 “No vine a traer la paz, sino la espada”

Jesús dijo a sus apóstoles: “No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada. Porque he venido a enfrentar al hijo con su padre, a la hija con su madre y a la nuera con su suegra; y así, el hombre tendrá como enemigos a los de su propia casa. El que ama a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí. El que encuentre su vida la perderá; y el que pierda su vida por mí la encontrará. El que los recibe a ustedes me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió. El que recibe a un profeta por ser profeta tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo tendrá la recompensa de un justo. Les aseguro que cualquiera que dé a beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo no quedará sin recompensa”. Cuando Jesús terminó de dar estas instrucciones a sus doce discípulos, partió de allí, para enseñar y predicar en las ciudades de la región.
Palabra del Señor.

REFLEXIÓN
El seguimiento de Jesús, en muchos casos, exige una decisión que podría acarrear renuncias que nos dolerán. Son momentos en los que debemos decidir con mucha firmeza y poner nuestras vidas en sus manos. Seguimos al Señor porque su voz es más firme y segura que los que buscan impedir este seguimiento.

 

VIDEO DE LA PALABRA

 

Fuente
Fuente Video

DEJANOS TUS COMENTARIOS

Autor entrada: Mateo